Agenda de Género

La pandemia desatada por el Covid-19 vino a frenar bruscamente las protestas, pero sus causas siguen incluso más presentes hoy que ayer. La crisis sanitaria ha dejado dramáticamente al desnudo el significado doloroso de las desigualdades, porque están siendo los más vulnerables los que están llevando el mayor sufrimiento y costo, entre ellos las mujeres. El distanciamiento social necesario y el teletrabajo no pueden ejercerse en situaciones de hacinamiento extremo, de niños y niñas que necesitan atención, y de falta de comida. Las mujeres, especialmente el alto porcentaje de ellas que son jefas de hogar, son las que más sufren esta situación, a lo que se agrega un dramático incremento en la violencia intrafamiliar. Las mujeres migrantes, entre todas, a su vez, muestran una realidad quizás más dramática, en particular aquellas que están en el país en situación irregular, porque no tienen existencia legal para que les lleguen los apoyos de los municipios y del gobierno.